Diferencia entre revisiones de «100 Años de Cruz Roja en Elche»

De Wiki100_CruzRojaElche
Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 154: Línea 154:
 
'''
 
'''
  
[[Categoría:Década 1900]][[Categoría:Década 1910]][[Categoría:Década 1920]][[Categoría:Década 1930]][[Categoría:Década 1940]][[Categoría:Década 1950]][[Categoría:Década 1960]][[Categoría:Década 1970]][[Categoría:Década 1980]][[Categoría:Década 1990]][[Categoría:Década 2000]]
+
[[Categoría:Década 1900]][[Categoría:Década 1910]][[Categoría:Década 1920]][[Categoría:Década 1930]][[Categoría:Década 1940]][[Categoría:Década 1950]][[Categoría:Década 1960]][[Categoría:Década 1970]][[Categoría:Década 1980]][[Categoría:Década 1990]][[Categoría:Década 2000]][[Categoría:Década 2010]]

Revisión actual del 15:45 11 sep 2013

Una necesidad

Tras la constitución de la Cruz Roja Española en 1864, hay un trabajo continuo de la sociedad con el objetivo de crear en los municipios las Comisiones de Partido, las delegaciones locales de la Cruz Roja.

Tras un intento previo que no fructificó, en 1909 D. Tomás Navarro con sus artículos en la prensa moviliza a la sociedad ilicitana con la promoción de la necesidad de las acciones que podría prestar la Cruz Roja en la ciudad.

Las adhesiones a la idea se suceden de forma rápida, convocando en pocas semanas a todos los ilicitanos para que acudan al Salón de Plenos del Ayuntamiento de Elche, con el fin de proceder a la constitución de la Comisión de Partido de la Cruz Roja en Elche.

El 12 de Septiembre de 1909 se firma el Acta de Constitución, constituyendo la Junta Directiva y nombrando al médico D. Santiago Pomares Ibarra como primer presidente de la misma.

Primeras acciones

Brigada de Camilleros
Brigada de Camilleros
Ciclo-camilla 1927

Tras la su creación, se invirtieron meses de trabajo en la búsqueda de un lugar donde establecer la sede social, promocionar la incorporación de los socios numerarios que participasen en la financiación de la labor de Cruz Roja, y conseguir voluntarios para conformar la Ambulancia Sanitaria Urbana.

En su primera sede social, en la calle Nuestra Sra. Desamparados, se abre la primera Casa de Socorro de la ciudad, para la atención médica gratuita de todos los ilicitanos. La necesidad de este tipo de servicios y la eficacia de su prestación conlleva que, a pesar de los sucesivos cambios de sede, la Casa de Socorro permanezca abierta y amplíe sus servicios iniciales, incluyendo un servicio gratuito de odontología para quien no pueda pagarlo.

Con la constitución de la Junta de Damas de la Cruz Roja, y con la presidencia inicial de Dña. Milagros Gómez Soler, se inician las actividades populares para poder financiar labor que desarrolla la Institución.

En 1915 la Junta de Damas logra implicar a toda la ciudad en la primera Fiesta de la Flor, precursora de la tradicional y actual Fiesta de la Banderita, que junto con los festivales benéficos que organizan, las actuaciones musicales en el Kursaal y las rifas a beneficio de la Institución, contribuyen a sostener la actividad de Cruz Roja en Elche. Ya en esta época se aprecia la fortaleza de la Cruz Roja en el mundo, contribuyendo a la financiación de la Cruz Roja en los países inmersos en la Primera Guerra Mundial.

Para el traslado de los heridos y enfermos de la ciudad y pedanías, se constituye la Ambulancia Sanitaria Urbana, organizada en cuatro Secciones, teniendo cada Sección asignado uno de los distritos en los que se dividió la ciudad. La composición de la Sección constaba de un director médico, dos practicantes y cuatro camilleros que portan al brazo las primeras y rudimentarias camillas.

El gran trabajo que desarrolla la Ambulancia Sanitaria y la Casa de Socorro se ve fortalecido con la compra de nuevos materiales, como la adquisición en 1927 se adquiere el último modelo de ciclo-camilla con cubierta para el servicio, lo que alivia las cargas de los camilleros del transporte sanitario.

Además de los servicios de urgencia, la Ambulancia participa en las celebraciones populares como la Nit de l’Albà y las fiestas de la Venida de la Virgen. La organización de la Ambulancia Sanitaria Urbana incluía una sección ciclista para la rápida movilización de los medios, y para llegar a grandes distancias.

Las actuaciones de la Banda de Cornetas de la Cruz Roja se hicieron tradicionales en las celebraciones de la ciudad, y también en las propias de la Cruz Roja, como los festivales benéficos, las formaciones de la unidad o la Fiesta de la Patrona el 8 de diciembre.

Alrededor de la Guerra Civil

Sala de curaciones del dispensario, 1934
Tras varios años de funcionamiento y servicio, la Casa de Socorro pasa a depender en su gestión del Ayuntamiento, desvinculándose los servicios prestados de la Cruz Roja, que organiza un dispensario en su sede para seguir prestando de forma gratuita servicios médicos y de practicante a todos los ciudadanos.

Con el traslado de la sede a la calle Alfonso XII se crea el Parque de Camilleros y Ambulancias. En el año 1938, gracias al apoyo de los comercios e industrias de la ciudad se adquiere la primera ambulancia motorizada, modernizando y dando mayor diligencia a los servicios de traslado urgente.

En 1934, y motivado por la necesidad de más espacio, se inaugura la sede de nueva construcción en la Plaza Cervantes, con el proyecto de D. Santiago Pérez Aracil, donde se trasladan todos los servicios y se instala un dormitorio para el retén de camilleros.

Ante la escasez de alimentos a principios de los años treinta, la Asamblea Local participa como fundadora y financiadora de la Cocina Económica de la beneficencia, para la alimentación de las cada vez más numerosas personas necesitadas.

Además de la renombrada Fiesta de la Banderita, la Junta de Damas continúa organizando rifas y festivales para el sostenimiento de la Cruz Roja y los Hospitales de Sangre recién creados.

Entrada la Guerra Civil, la actividad de la Cruz Roja en la ciudad se reduce, ya que el Socorro Rojo asume el control y gestión de la sanidad y la beneficencia en la ciudad.

Una vez finalizada la guerra, la Cruz Roja retoma sus actividades centradas en el transporte de la Ambulancia, las asistencias en el dispensario y la captación de recursos para sus actividades.

Retomando el servicio

Vista de la casa en el Huerto de Mezquita, alrededor de 1960
Vista de la sala de camilleros, alrededor de 1960

Durante los años cuarenta la actividad de socorros va creciendo en la ciudad, la Asamblea Local adquiere con el apoyo de la Asamblea Central una segunda ambulancia motorizada para el servicio.

En 1949, ante una nueva necesidad de espacio se adquiere la casa y Huerto del Murciano, actual sede de la Asamblea Local, que perteneció al pintor granadino José María López Mezquita.

Los servicios que presta la Cruz Roja se centran en el traslado de los heridos y enfermos, organizando también puestos de socorro para algunas celebraciones, como la vista de la Dama de Elche en 1965.

Los voluntarios de Cruz Roja se organizan en una estructura de tipo militar con sus rangos característicos, el Destacamento de Tropas de Socorro, prestando sus horas libres y los fines de semana. Se asiste, entre otros, a los partidos de fútbol, las carreras de motos organizadas por el Moto Club Ilicitano, competiciones deportivas diversas y a los actos de las fiestas locales.

La Junta de Damas intensifica su labor de captación de fondos con rifas y festivales benéficos para poder sostener la actividad que se desarrolla, se realizan actos de presentación de la Fiesta de la Banderita donde se agradece de forma pública el trabajo de los colaboradores.

En los años sesenta se adquiere un puesto móvil de socorro que se instala los fines de semana en el cruce de la Santanera, en Santa Pola, para auxiliar a los veraneantes y a los cada vez más numerosos automovilistas.

Se constituye la Hermandad de Donantes de Sangre de la Cruz Roja, que capta numerosos socios activos implicados en la organización de donaciones para el Banco de Sangre de Cruz Roja Española.

Al final del periodo, el Estado cede a Cruz Roja Española para su actividad a los jóvenes del excedente de cupo del servicio militar, para prestar su servicio en las ambulancias y puestos de socorro.

Implicación del Voluntariado

La posibilidad de prestar el servicio militar cerca de casa promociona la incorporación como voluntarios, antes de su llamada a filas, de muchos jóvenes que se preparan para el día que presten servicio como militares en la Cruz Roja.

El aumento de voluntariado permite la apertura del puesto de socorro del cruce de San Antón, reemplazado en 1984 por el de la Ciudad Deportiva, el cual cerró sus puertas en los años noventa. Con la instalación de un sistema de radiocomunicaciones en la sede, puestos de socorro, vehículos y los equipos portátiles, se facilita la coordinación de los recursos operativos en los socorros.

En 1978 se abre el primer puesto de socorro en Gran Playa de Santa Pola, apoyado por el puesto del cruce de la Santanera. En años posteriores se presta servicio a los bañistas en las playas de Arenales del Sol, El Pinet, La Marina, El Altet y el Carabassí.

El servicio de transporte sanitario urgente incrementa sus recursos, llegando a tener hasta cinco ambulancias operativas al mismo tiempo en la ciudad. Se incrementa también el número de eventos en los que hay un dispositivo de Cruz Roja, desde los partidos de fútbol y otras competiciones deportivas hasta las actividades culturales.

Al principio del periodo se crea la Cruz Roja del Mar, donde por primera vez se incorporan las mujeres a un proyecto de socorros en la Cruz Roja. Antes de los años 90, la Cruz Roja del Mar desparece como tal, y los voluntarios participan en un proyecto destinado a mantenerse formados y preparado para prestar servicios en las playas.

Los cambios en la organización se suceden, la estructura militar de la Brigada de Tropas de Socorro desaparece, y prosiguen los cambios en la dirección, siendo los equipos de voluntarios quienes dirigen la Institución. Estos cambios se ven acompañados de unos nuevos Estatutos y las primeras elecciones democráticas en Cruz Roja Española.

Al constituirse el Centro de Transfusiones, dependiente de la administración, y cerrarse los Bancos de Sangre de la Cruz Roja, se decide disolver la Hermandad de Donantes de Sangre de la Cruz Roja, pero se sigue colaborando en la organización de donaciones en la propia sede.

De acuerdo con los principios de Cruz Roja, se refuerza la decisión de que todos los servicios que presta la Asamblea Local de Elche sean gratuitos, teniendo entonces la necesidad de aumentar el compromiso para lograr la financiación de la actividad que se desarrolla. La Comisión de Damas se disuelve, y el esfuerzo de captación de fondos recae sobre todo el voluntariado. Se realiza la primera Fiesta de la Banderita para automovilistas; en 1980 comienza el ya tradicional Sorteo de Oro de Cruz Roja, que en 1981 entrega un lingote de 0,5 Kg de oro en Elche; se realizan campañas par conseguir socios que aporten una cuota anual, en 1988 se firma el primer convenio marco de cooperación con el Ayuntamiento de Elche; y aumentan los donativos en paralelo al aumento de los servicios que se prestan.

En este periodo de desarrollo se potencia la formación del voluntariado, con la constitución del Centro de Formación la diversidad y calidad de la oferta formativa aumenta, mejorando la calidad de las acciones del voluntariado y de la dirección.

A principios de los ochenta se construye parte del nuevo edificio de la sede actual, y en 1982 se inaugura el Almacén Regional de Socorros y Emergencias, destinado a facilitar recursos de Cruz Roja ante emergencias, como sucedió en las inundaciones de la Vega Baja, o el gran trabajo de selección y preparación de toneladas de ropa donadas por los ilicitanos con destino a los afectados por desastres naturales.

En este periodo comienza el desarrollo del trabajo social en Cruz Roja. Durante un amplio periodo de años los voluntarios realizan actividades en el Asilo.

La nueva situación de personas mayores que viven solas es paliada con proyectos de ayuda a domicilio complementaria, y la instalación de los primeros terminales de alarma de teleasistencia domiciliaria. La posibilidad de que los objetores de conciencia al servicio militar puedan realizar su Prestación Social Sustitutoria ayuda al aumento de los servicios de estos proyectos sociales.

En los años ochenta se abre la biblioteca hospitalaria para los pacientes del Hospital General, con el fin de ayudar a aliviar las largas estancias, el la planta infantil se realizan actividades lúdicas con los niños allí ingresados.

La disminución de la edad de incorporación de los voluntarios ayuda a la creación de la Cruz Roja de la Juventud, donde participan jóvenes muy motivados y con gran espíritu de servicio. Cruz Roja Juventud es una importante puerta de entrada de voluntarios, que desde muy jóvenes participan de en sus actividades y servicios. Se organizan campamentos, actividades en centros escolares, cursos de formación, campañas de sensibilización y otras muchas actividades.

De los socorros a lo social

La decisión de la administración autonómica de asumir su competencia en materia de transporte sanitario urgente, junto con la disminución de efectivos de personal militar, el anuncio de la desaparición de la prestación social sustitutoria y el alto coste de mantenimiento del servicio, lleva a la Asamblea Local de Elche a ser una de las primeras en la provincia en finalizar esta actividad, pudiendo destinar estos recursos a otras necesidades.

El mismo rumbo siguió el Servicio de vigilancia y salvamento en playas que prestó Cruz Roja por última vez en el año 1997, al no renovarse el convenio por el que se prestaba este servicio.

La finalización de estas dos actividades de gran visibilidad y que despertaban el interés por incorporarse como voluntarios de muchas personas, ocasiona un descenso del número de voluntarios y socios de Cruz Roja en Elche. El conflicto interno sucedido por el nombramiento de un Delegado Especial también se suma como uno de los factores de disminución del número de voluntarios.

La perdida de visibilidad de las acciones de Cruz Roja es real, y para algunas personas el no ver y oír las ambulancias en su servicio urgente es un signo de que la Cruz Roja “está cerrada”. Pero el pensamiento es erróneo, como evidencia el aumento importante de las personas usuarias del servicio de teleasistencia, que implica también a un aumento de las visitas de los voluntarios a esas personas. Claro está, las acciones sociales no llevan sirena ni luces para indicar su presencia.

En el año 1994 se celebra en Elche el Día Mundial de la Cruz Roja y Media Luna Roja a nivel provincial, participando todas las Asambleas Locales de la Cruz Roja en Alicante. En esta celebración se marcó un nuevo modelo seguido desde entonces, una amplia exposición de materiales y vehículos, actividades lúdicas, puntos de información sobre las acciones de Cruz Roja, un simulacro retransmitido, el acto de reconocimiento a personas por su destacada labor y una comida entre compañeros voluntarios de toda la provincia.

La llegada de inmigrantes en busca de oportunidades de las que carecen en sus países, ocasiona la puesta de en marcha de un proyecto de empleo para colectivos vulnerables, donde también se incorporan otros colectivos.

A inicios de los noventa Cruz Roja Juventud diversifica sus proyectos, se crean “grupos de especialidad”: animación, medios de comunicación, trabajo con menores, medio ambiente, aire libre. Prosiguen sus campamentos, actividades lúdicas y los cursos formativos. Hacia finales de la década entra en un estado de letargia.

La Cruz Roja Española establece un Plan de Acción que guía a las Asambleas Locales en los proyectos a desarrollar para conseguir los objetivos y Principios Fundamentales de la Institución, el trabajo desarrollado por la Asamblea Local de Elche está plenamente integrado en dicho plan.

Nuevos retos

Con la entrada del nuevo siglo aparecen nuevos retos. Cubiertas ya las necesidades básicas sanitarias, aparecen las necesidades sociales.

Se inicia el Proyecto de Intercambio de Jeringuillas, donde un equipo de Cruz Roja participa en la prevención del contagio del VIH y otras enfermedades; además de realizar una labor social a tratar de incorporar a estas personas al proyecto de sustitución de drogas, la metadona, y facilitar la incorporación en entidades que tratan el abandono de las drogas.

Con la experiencia de este proyecto se inicia también el de Atención a Trabajadores del Sexo, con el objetivo de prevenir el contagio del VIH y otras enfermedades, incorporar a estas personas en el sistema sanitario público, e identificar y tratar de solucionar la situación social que lleva a la prostitución.

El número de personas beneficiarias del servicio de alarma de teleasistencia supera las 1.800, y además de las visitas que se les realiza, se promociona que participen en actividades de ocio y talleres de habilidades con el fin de mantenerse activas.

Hasta el año 2008 Cruz Roja realiza talleres y actividades los fines de semana en el Hogar del Pensionista, con la implicación del voluntariado y con gran aceptación por las personas mayores.

Tras el maremoto sucedido durante las navidades de 2004 en el sureste asiático, se realiza una exposición de las acciones iniciales llevadas a cabo por la Cruz Roja. Se inician las acciones para difundir los proyectos de cooperación que realiza la Cruz Roja en todo el mundo.

La búsqueda de empleo para colectivos vulnerables y la ayuda en la formación para un currículum laboral se incrementa, al proyecto inicial de empleo se le suman proyectos paralelos de menor duración que contribuyen a conseguir la integración socio-laboral de las personas.

Se crea un proyecto de Medio Ambiente, siguiendo las líneas del Plan de Acción de Cruz Roja Española, y con su trabajo se edita una Guía de Formación para Campos de Voluntariado Ambiental. En el 2003 se organiza un Campo de Voluntariado Ambiental en el Clot de Galvany y Carabassí, realizando tareas de información y sensibilización a los visitantes, y labores de mantenimiento del espacio natural. Con una campaña de sensibilización sobre especies introducidas se da a conocer los riesgos que representan para el medio natural.

La prestación de una cobertura socio-sanitaria en eventos que se desarrollan en la ciudad implica que los voluntarios del proyecto de Servicios Preventivos realicen numerosas actividades para su preparación. En el desarrollo de los servicios se consigue la coordinación con otras entidades. Se realizan talleres de primeros auxilios para centros escolares y asociaciones de la ciudad, promocionando una respuesta activa ante situaciones de urgencia.


Cumplimos 100 años con el compromiso y la ilusión de seguir trabajando cada vez más cerca de las personas.